Nuestra realidad en medio de la crisis sanitaria

MESA NACIONAL DE COOPERATIVAS ELECTRICAS

 07 DE ABRIL DE 2020

 

ANTECEDENTES

 Con fecha 11 de marzo de 2020, la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS), declaró el brote del nuevo coronavirus como una pandemia, luego de que el número de personas infectadas por COVID-19 a nivel global llegara a 118.554, y el número de muertes a 4.281, afectando hasta ese momento a 110 países.

El día 12 de marzo de 2020 el P.E.N. por Decreto N° 260 declara la EMERGENCIA SANITARIA en todo el territorio nacional.

El 19 de marzo de 2020 y con el objetivo de proteger la salud pública como una obligación inalienable del Estado nacional, a través del DNU 297/2020 el Poder Ejecutivo Nacional ha establecido para todas las personas que habitan en el país o se encuentren en él, la medida de “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, desde  el 20 hasta el 31 de marzo inclusive del corriente año, durante el cual todas las personas deberán permanecer en sus residencias habituales o en el lugar en que se encuentren y abstenerse de concurrir a sus lugares de trabajo.

Dicho DNU, además, ha dispuesto que durante la vigencia del “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, los trabajadores y trabajadoras tendrán derecho al goce íntegro de sus ingresos habituales.

De este modo, a partir del 20 de marzo hemos debido cerrar las oficinas comerciales, los centros de cobranza, los bancos y los pagos rápidos dejaron de cobrar nuestras facturas por ventanilla. A esa altura la mayoría de las facturas no habían vencido y por ende el porcentaje de cobranza era mínimo.

Con fecha 31 de marzo de 2020, fue publicado en el B.O el DNU 325/2020 mediante el cual se prorrogó, hasta el 12 de abril inclusive, la vigencia del aislamiento establecido por DNU 297/2020.

Ese mismo día debimos hacer frente al pago de haberes de los trabajadores con un nivel de cobranza que no llegaba, a esa altura del mes de marzo, al 40% del total facturado en la mayoría de las cooperativas.

Con la sanción del DNU 311/2020 (publicado el pasado 24 de marzo), se dispuso la “Abstención de cortes de servicios en caso de mora o falta de pago” por un lapso de 180 días y destinado a un grupo de usuarios residenciales y no residenciales. A pesar que la Autoridad de Aplicación aún no ha reglamentado ni identificado a los usuarios efectivamente beneficiados, se estima que probablemente sean mas del 40% de usuarios el universo alcanzado por la medida.

En orden con lo resuelto en dicho DNU, se establece que las empresas prestadoras de los servicios detallados deberán otorgar a los usuarios planes de facilidades de pago para cancelar las deudas que se generen durante el plazo de vigencia de las medidas, conforme las pautas que establezcan los entes reguladores o las autoridades de aplicación de los marcos jurídicos relativos a los servicios involucrados, con la conformidad de la Autoridad de Aplicación, es decir, el MINISTERIO DE DESARROLLO PRODUCTIVO de la Nación. Nada de ello se ha reglamentado aún, pero los usuarios ya se están tomando los plazos de mora que pueden llegar a ser de TRES FACTURAS, con lo que se estima que luego del periodo de vigencia enfrentaremos un facturado completo de cada cooperativa sin cobrar y esto pone en un serio riesgo de colapso la prestación del servicio, hecho que no podemos dejar de alertar.

Con fecha 8 de abril vence la factura por provisión de energia eléctrica de CAMMESA a los agentes distribuidores, entre ellos, las cooperativas eléctricas agentes del MEM.

Como dijéramos antes, desde el 20 de marzo en que rige el “Aislamientos Social, Preventivo y Obligatorio” las cooperativas has debido cerrar sus oficinas comerciales viéndose imposibilitadas de tomar estados de medidores, facturar los servicios, distribuir las facturas, pero lo que es peor, no han podido habilitar bocas de cobro por lo que no han tenido mayormente ingresos para hacer frente, en principio, al pago obligatorio de los haberes de los trabajadores y, mucho menos, para llegar a su vencimiento a cumplir con el pago de la factura a CAMMESA, aun cuando no haya cesado nuestra actividad en virtud del art. 6 del DNU 297/2020.

Vale recordar que nuestro sector viene enfrentando el congelamiento nacional de tarifas decretado por la ley 27.541 de solidaridad social y reactivación productiva en el marco de la emergencia pública, y en algunas provincias desde hace más de un año. Todo ello con una inflación anual del orden del 50%.

A ello no puede dejar de ponderarse también la caída de la demanda de energía, fundamentalmente en los grandes consumos industriales y comerciales.

Uno de los últimos informes del sector refleja fuertes caídas en actividades industriales de base (siderurgia, canteras, automotriz, papel, textil) y en supermercados y en menor medida la Industria alimenticia.

Analizando los valores por actividad comparados del 1 al 19 de marzo versus periodo que fue del 20 de marzo al 02 de abril (en cuarentena), se observó:

  • Caída de aproximadamente un 52% en INDUSTRIAS
  • Actividades de alimentación, comercios y servicios una caída del 16% petróleos y minerales con caídas menores (aproximadamente 5%)

 La factura de CAMMESA que venció en el mes de marzo experimentó un nivel de pago a su vencimiento, por parte de los distribuidores, del 50,76%. Estábamos a diez días del inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Demás está decir que ni el 50% no pagado ni el 100% a pagar en abril está en las arcas de los distribuidores ya que, como se ha dicho, entre el 20 de marzo y la fecha no ha habido recaudación necesaria para afrontar estos pagos al proveedor, ya sea CAMMESA o los DISTRIBUIDORES PROVINCIALES dado que las cooperativas distribuidoras no agentes tampoco van a poder hacer frente al pago.

En este marco, ya se presenta como una realidad el corte de la cadena de pagos, ya que se suma el incremento en la mora de los usuarios en el pago de los servicios esenciales, lo cual pone en riesgo el pago de los salarios a los trabajadores, el pago del suministro energético a quien lo provee (CAMMESA, Empresa Provincial, o Distribuidora Provincial), el cumplimiento con los Estados nacional, provincial y municipal en lo que refiere al pago de los tributos y todos los demás compromisos de pago de bienes y servicios adquiridos para garantizar la normal continuidad de los servicios esenciales.

A mayor abundamiento, compartimos el resultado de un relevamiento de datos que hemos realizado entre cooperativas distribuidoras de energía eléctrica, agentes y no agentes del MEM, respecto de cómo se compone el 100% de sus ingresos y cuál ha sido al 07/04/2020 el nivel de cobranzas del facturado emitido en el mes de marzo de 2020. Los resultados son los siguientes:

Esto claramente expone que con una cobrabilidad del 54% las cooperativas solo han podido abonar los salarios, debiendo aun depositar aportes y contribuciones, y, sin considerar los gastos necesarios e inevitables que deben afrontar para garantizar la continuidad del servicio a los usuarios. No tienen forma de hacer frente al pago de la factura de energía eléctrica al proveedor.

Si consideramos que a partir de ahora aproximadamente el 40% de los usuarios, por imperio del DNU 311/2020 y por la inevitable depresión económica, van a dejar de abonar la factura, surge a las claras que no existe forma real de hacer frente al pago de la factura de CAMMESA o de los proveedores provinciales -no solo la de abril sino las sucesivas por varios meses- si no media una solución política de parte del Estado Nacional.

Por ello, reiteramos, resulta necesario que el Estado, una vez más, genere herramientas que permitan la normal continuidad de los servicios públicos en el país mediante aportes económicos o exenciones de pago según sea el caso de que se trate.

MEDIDAS NECESARIAS EN LA COYUNTURA Y DE RESOLUCION Y EJECUCIÓN URGENTES:

  • CAMMESA debe suspender el vencimiento de la factura que debe abonarse el 8 de abril y acordar una forma de pago con los agentes que debe tener en cuenta:
  • El nivel de cobranza de los agentes
  • La obligación de garantizar la continuidad del servicio que impone pago de salarios, insumos esenciales,
  • La obligación de no cortar el suministro a aproximadamente el 40% de sus
  • El plan de pagos (cuotas, intereses, plazo de gracia, etc.) que se imponga para el pago de la mora generada por los beneficiarios del DNU 311/2020

 

  • Los gobiernos provinciales deberán generar las herramientas regulatorias necesarias para que igual trato den los DISTRIBUIDORES PROVINCIALES a las COOPERATIVAS no agentes del MEM que adquieren para ser distribuida la energía de aquellos.
  • El gobierno Nacional debe incluir a las cooperativas de servicios públicos como sujetos alcanzados por los beneficios otorgados por el DNU 332/2020 y modificatorio.

Somos conscientes del momento que nos toca vivir y la actividad que debe desplegar el Estado para morigerar los efectos en el pueblo, en las empresas y en la economía en general. Y no ignoramos toda la encomiable tarea que se está llevando a cabo mediante las políticas sociales, sanitarias, económicas y laborales, entre otras, procurando mantener la calidad de vida digna y la paz social en nuestro país.

Es por ello que apelamos a esa sensibilidad del Ejecutivo Nacional, para que no se produzca una nueva injusticia con las empresas de la Economía Social y Solidaria que prestan servicios públicos esenciales, viéndonos con la misma óptica que a las empresas de capital que procuran el lucro mediante su actividad.

                                                                                                                        

 La MESA NACIONAL DE COOPERATIVAS ELÉCTRICAS agradece a todo el personal de las cooperativas, a todos los asociados, a las distintas instituciones representativas del sector, al INAES, a la SECRETARIA DE ENERGÍA, a CAMMESA, al MINISTERIO DE DESARROLLO PRODUCTIVO, a los

gobiernos provinciales y sus sectores que están en contacto permanente con el grupo de trabajo. Es un momento difícil, que nos llama a conducirnos con honestidad intelectual aplicada a la economía social. “Estamos presentes, no pedimos más que ser entendidos y atendidos”.

 

 

                                        FACE                                                                   CONAICE

 

                               JOSE ALVAREZ                                                        LUIS CASTILLO

 

© 2018 Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios Públicos Ltda.