José Álvarez: “Daremos prioridad de pago a sueldos y proveedores locales”

La pandemia puso en relieve la capacidad de financiamiento del sistema eléctrico. FACE a través de su presidente fija la posición y pide coherencia en la política de emergencia para sostener el servicio. 

Por José Bernardo Álvarez, presidente de FACE

La factura de compra de energía eléctrica se compone con el costo de la energía efectivamente demandada, el valor agregado de distribución (que es lo que le queda a cada cooperativa para afrontar la operación y mantenimiento del servicio) y los impuestos nacionales, provinciales y en algunos casos hasta municipales.

La situación actual, pone al movimiento cooperativo eléctrico en una situación compleja.

La Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE) está presente en 15 provincias por lo cual la complejidad se agrava, pues, en la mayoría de ellas hay entes reguladores que marcan sus propias reglas.

Queremos explicar que las decisiones políticas tienen consecuencias económicas y que quienes las toman son los responsables.

El Gobierno Nacional que tomó la decisión de financiar la energía eléctrica a las personas de menos recursos. La solución la propuso a través de CAMMESA, financiando a las distribuidoras que compran al Mercado Eléctrico Mayorista.

Creemos que el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación estuvo muy atento a estas circunstancias; y en el caso de las provincias pretendemos también que los ministerios de la Producción o el de Acción Social o el que le corresponda, deben seguir coherentemente esa medida económica.

¿Por qué? Porque las cooperativas que compran su energía a la provincia y no al Mercado Eléctrico Mayorista no tendrán “espalda económica” para solventar los planes de pago que debemos otorgar a nuestros socios.

Compartimos las decisiones del Gobierno Nacional y estamos de acuerdo con que las provincias adhieran a estas decisiones.

A pesar de la pandemia las cooperativas colaboramos brindando un servicio público esencial, como es el servicio eléctrico, telefónico, de internet y agua potable, pero no podemos absorber esta decisión si no se nos traslada el financiamiento.

Las cooperativas seguiremos brindando el servicio esencial, pero daremos prioridad al pago de sueldo y proveedores locales dejando para cuando la situación se acomode el pago de los impuestos nacionales y la compra de la energía.

Muchas familias dependen de una cooperativa de servicios público, son nuestros vecinos y no los vamos a abandonar, haremos todo lo que esté a nuestro alcance para resguardar nuestra comunidad, nuestros asociados.

 

© 2018 Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios Públicos Ltda.