Neuquén: estado de situación

“Estamos gestionando un acuerdo con Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA), están colaborando en esta gestión desde el gobierno provincial y también el senador Guillermo Pereyra. Creemos que vamos a llegar a un acuerdo aceptable con la compañía”, afirma Darío Lucca, secretario general de la cooperativa CALF, de Neuquén y consejero titular de FACE. “La posición que adoptó el consejo de administración de CALF, encabezado por su presidente Carlos Ciapponi, fue tratar de defender los derechos de todos los usuarios de las cooperativas y también fijar una posición política porque estábamos en desacuerdo con los permanentes incrementos de tarifas. Lo que nosotros argumentábamos es que en algún momento se iba a cortar la cadena de pagos y las distribuidoras cooperativas tampoco iban a poder hacer frente a las abultadas facturas de CAMMESA. Esto que nosotros decíamos -explica Lucca- se fue reflejando en los hechos. Hoy hay muchas cooperativas que no pueden pagar la factura de CAMMESA y muchos usuarios que no pueden pagar las boletas de luz”.

Pero no es únicamente la situación con CAMMESA la que afecta a la cooperativa neuquina. Según Lucca, “CALF se vio perjudicada por la actitud de la municipalidad de Neuquén de no trasladar el último incremento tarifario en febrero. Por eso durante 6 meses nuestra cooperativa tuvo que absorber ese incremento con una tarifa vieja hacia los usuarios, lo que provocó una pérdida de 70 millones de pesos mensuales. Estas pérdidas llevaron a no poder hacer frente a la factura de la compañía del mercado mayorista”. Consultado acerca de cuáles son las medidas que adoptará la cooperativa en ese contexto, el dirigente responde: “CALF va a iniciar las acciones administrativas y legales que crea conveniente contra el poder concedente que regula la actividad energética de la ciudad, que es el municipio. Con CAMMESA estamos negociando un plan de pago, acorde a lo que la empresa les dio a todas las otras empresas distribuidoras del país. Parece que por haber levantado la voz de los usuarios y estar en contra de los tarifazos, como lo manifestaron la mayoría de los argentinos, nuestra entidad es castigada. Creemos que la idea es disciplinar a CALF para disciplinar al resto. Este accionar es un mal antecedente y es parte de la vieja política que los argentinos no queremos más. CALF se hace cargo de la deuda, quiere pagar, pide un plan de pago porque quiere estar al día con CAMMESA, como lo estuvo a lo largo de su historia”. Lucca destaca el respaldo recibido por parte de la federación y manifiesta que “para CALF fue fundamental volver a FACE y para nuestra cooperativa fue muy importante el apoyo que recibió de la federación. Como dije en la última reunión de consejo, en nombre de CALF, agradecemos el apoyo incondicional que FACE le dio a la gestión del ingeniero Carlos Ciapponi y a las negociaciones que establecimos con CAMESSA”. Finalmente, el secretario general de la cooperativa informa que “seguimos brindando servicios de calidad. Inauguramos un nuevo edificio en el sector oeste. Somos una de las mejores prestadoras en cuanto a distribución de energía eléctrica y de reclamos de la República Argentina. CALF va a seguir incrementando sus servicios y la cantidad de usuarios porque nuestra ciudad continúa creciendo, producto de la intensa actividad gasífera y petrolera”.

© 2018 Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios Públicos Ltda.